Música, Argentina

Por Julio Rigoli | Argentina

En marzo de 1981 Miguel Abuelo regresó a la Argentina. Junto a Cachorro López (Bajo) y Daniel Melingo (Saxo/Clarinete) armaron Los Abuelos de la Nada, la formación se completó con Andrés Calamaro en teclados, Gustavo Bazterrica en guitarra y Polo Corbella en batería.

En 1982 graban su primer disco producido por Charly García. Editado a fines de 1983 Vasos y Besos es el segundo disco de la banda y el que les daría el acceso a la masividad. Con Miguel Abuelo en su mejor momento creativo, y toda la banda aportando en la composición se produce la química necesaria para cocinar un disco que es una de las obras cumbre del rock argentino.

Se pueden escuchar una diversidad de ritmos que hacen que el grupo tenga un estilo muy original. Están los hits como Mil horas, Chalamán y Así es el calor. Mis canciones preferidas son No se desesperen y Vamos al ruedo.

En la segunda mitad de 1983 coincidiendo con un momento de cambio originado por el retorno de la democracia en Argentina, además de Vasos y Besos, se editan otros tres discos que son considerados indispensables en la banda de sonido de los 80, como Clics Modernos (Charly García), Agujero Interior (Virus) y La dicha en Movimiento(Los Twist).

Buenos Aires se convertía poco a poco en la gran capital del rock latino.
Vasos y Besos se presentó en vivo en el estadio de Vélez Sarsfield.

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.