Cuando nos despedimos del que solíamos ser

«Cada día estaba absorbido por todo lo que debía producir para otros, y, en muchos de los casos, esas producciones eran mensajes publicitarios con objetivos bien claros: lograr ventas, seguidores, ‘fans’, etc.; dicho de otro modo, transacciones virtuales y emocionales entre marcas y personas, transacciones que, en definitiva, mueven el aparato productivo de nuestras sociedades, pero con las ya no me sentía lo suficientemente cómodo como para seguir interpretando ese rol en el que ya había comenzado a descreer».

Hoy no existe: somos pasado y un proyecto de futuro

«Sartre decía que nosotros hoy somos nada, es decir, hoy somos el resultado de las decisiones del pasado, pero, si ya tomamos esas decisiones, pues, hoy, justo ahora, no somos nada. Lo que somos es un lienzo en blanco en el que se escribirá nuestro yo del futuro, ese que aún no existe».

La vertiginosa carrera hacia los buenos hábitos

«Absolutamente todo lo que pensamos y hacemos fue configurado por la repetición de nuestros hábitos. Esos hábitos se instalaron profundamente en nosotros, logrando que eso que hacemos lo hagamos por instinto, es decir, sin detenernos a pensar en la acción, porque ya es parte de nosotros».

banner