Lenguaje, identidad y deseo: Una interrogación sobre la escritura

«¿Qué es escribir sino escribir(se) dibujando la niebla, pintando con nombres y figuras la irreversible figura de todo cuerpo? Escribir(me) es mi cuerpo, del cuerpo sostenido de tiempo suspendido, por hacerse como sílaba, como adjetivo, como gramática dividida y vuelta a unir, como río que atraviesa cada surco de tierra, o como imagen imposible que no se desliga del mí. (Mi)voz de (Otro), la excelentísima melodía del Otro, la concatenación, el encadenamiento».

Cuando nos despedimos del que solíamos ser

«Cada día estaba absorbido por todo lo que debía producir para otros, y, en muchos de los casos, esas producciones eran mensajes publicitarios con objetivos bien claros: lograr ventas, seguidores, ‘fans’, etc.; dicho de otro modo, transacciones virtuales y emocionales entre marcas y personas, transacciones que, en definitiva, mueven el aparato productivo de nuestras sociedades, pero con las ya no me sentía lo suficientemente cómodo como para seguir interpretando ese rol en el que ya había comenzado a descreer».

Encrucijada

La vida es un viaje probablemente difícil, sobre todo, si en el camino nos topamos con una encrucijada. En este sentido poema, Maximiliano Reimondi nos habla de esto mismo.

Bromance*: mi primer amor pudo haber sido mi primer mejor amigo

«Aquello que sentí no tenía nombre, era solo una impresión causada por alguien distinto que había entrado en mi vida escolar. Era una cara nueva, una voz diferente, un nombre que no había escuchado desde que comencé la secundaria. Quiero pensar que no fui el único al que le pasó esto. Ciertamente no lo fui, ya que ese chico, sin pedirlo, y en tiempo ‘record’, se convirtió en el más popular del colegio».

De la vida, la escritura y la química

Es tan simple como que intentemos no pasar por alto ninguna de las cosas que nos constituyen, porque, al parecer, somos el resultado de cada una de ellas. Lo transitado es nuestro patrimonio; reflexionar sobre ello, un deber individual y colectivo.

Libro recomendado: El tiempo y el lugar de las cosas

No son simples historias las que estos artículos nos cuentan, sino que hay mucho más. El autor, conocerá los vaivenes de la convivencia junto a unos adolescentes en Buenos Aires, lo que le dará pie a reflexionar sobre el amor, la amistad y, en definitiva, nuestra manera de relacionarnos. El recorrido se completa con historias que abordan —desde el humor, pero siempre dejando una puerta abierta al debate— el proceso de crecimiento espiritual, creativo y profesional.

VER LIBRO
Ridyn casts

Georg Trakl

«Georg Trakl es su poema desgarrado, la fuerza con que sus palabras se hunden en el alma, o se extraen de su profundo desencanto».

Del arraigo y el miedo: Las alertas

Hoy en día, que gran parte de los habitantes del mundo fantasean con emigrar, o lo hacen, me veo empujada a contar cómo es que regreso a Argentina, tras treinta y seis años en España. Al volver, descubro un espíritu crítico que me interroga, pero también al lugar y a los otros.

H20

«La única forma de recorrer la casa era nadando. Nunca fui muy atlética, por lo cual comencé a desplazarme con la gracia que las escasas clases de natación tomadas en mi infancia me permitieron. Aunque debo confesar que lo que me movía verdaderamente era la curiosidad».

Reflexión acerca de la escritura y la lectura

Este texto pertenece al libro «Palabra encendida» que surge de la reflexión acerca de la palabra escrita y su interpretación (lectura). La palabra como expresión íntima, solitaria y la palabra compartida (autor-lector). El libro recrea una presunta correspondencia mantenida con Jacques Derrida y su libro «La difunta ceniza».

banner