Lagrimas, sudor y lagrimas

Octavio miró hacia la ventana, parecía inquieto, impaciente, perplejo. Mientras tanto, tomé el delantal a rayas, me lo puse y me acerqué a su mesa. Acomodé mi camisa y ajusté el cinturón al jean azul. Sorpresivamente, interrumpí el encanto de ver la llovizna apoyándose sobre el vidrio de la ventana, cayendo como lágrima. El joven […]

La razón escondida

Una vez me preguntaron la anécdota más linda, una que no pudiese ni quisiera olvidar. Una que no me interesara reclamar o poseer, pero que al final del día pudiera recordar. Así que, entre líneas dije lo siguiente: Jamás pensé en flotar Analicé bien como iniciar Zarparme en saltar de un piso 20 Me parecía […]