Una alternativa para difundir y vender las obras artísticas

Image and video hosting by TinyPic

 Por Angie Ferrero / Argentina

Dicen que una manera de asegurarse de que las cosas salgan como uno quiere, es hacerlo uno mismo. De allí que la autogestión, sea uno de los legados más preciados que nos dejó la cultura punk y el underground.

.

Si bien los inicios de la autogestión trascienden los tiempos contemporáneos, en la era que vivimos, esta alternativa tiene una nueva fuerza. Hoy, los artistas, ya no quieren depender únicamente de las entidades públicas o privadas para dar a conocer sus obras. Así, no son pocos los que optan por valerse por sí mismos y hacer uso de múltiples espacios físicos y de las herramientas que brinda la web.

 Este trabajo de producción y difusión de las propias obras artísticas, incluso muchas veces redobla la apuesta

Este trabajo de producción y difusión de las propias obras artísticas, incluso muchas veces redobla la apuesta y llega más allá con un salto que da el artista hacia el trabajo colectivo. De esta manera, los límites y fronteras desaparecen, la creatividad se multiplica, se enriquece. Como resultado de este movimiento, los proyectos colectivos y eventos artísticos, fusionan y complementan diversas ramas del arte.

Así, la construcción de espacios físicos y virtuales en manos de los artistas, no deja de crecer: casas privadas, centros culturales, galerías y múltiples lugares, son destinados a la exhibición de sus obras. Ello, se complementa con la ayuda de las redes sociales y los blog, herramientas que adquieren protagonismo en la difusión de libros, obras pictóricas y música, entre otras creaciones. Se suman las editoriales independientes, discográficas y productoras que adoptan esta manera de gestionar recursos y producir de manera colectiva.

La independencia, la horizontalidad y la colaboración, son algunas de las notas características de estas formas de producción y difusión. Y si bien suelen funcionar al margen de las instituciones, ello no significa que no puedan interactuar. Así, no son pocos los proyectos colectivos que cuentan con el apoyo del sector público o privado.

los ingresos económicos no implican la entrega de un porcentaje a terceros ajenos a la creación.

Pero para ser más puntuales, se podría decir que las ventajas de la autogestión y el trabajo colectivo, son principalmente el intercambio artístico y creativo entre los artistas, la llegada directa del artista con su obra al público y un plus: los ingresos económicos no implican la entrega de un porcentaje a terceros ajenos a la creación.

Sin embargo, el camino de la autogestión y el trabajo colectivo no es fácil. Es necesario tener convicción, paciencia y dedicación. Pero basta con recordar que el punk no se formó por trenzar margaritas y que el underground ya superó la superficie terrestre.

.

Así, el artista, sabe que puede dar a conocer su obra en cada uno de los rincones que se proponga.

.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.