Image and video hosting by TinyPic

       17.11.12

Es mas que sangre

lo que escurre por mi faz:

es también lo que  fue, un día,

mi amor por ti.

Es más que sangre

lo que repetidas veces

limpio en trapos sucios da las manos tuyas:

es la ecuación de lo que éramos

todavía cuando enlazados en el portón de casa,

imantados de pasión

e incitantes fervores juveniles.

Es más que sangre

lo que no se me cesa, al contrario,

minan y minan segundo a segundo

ciertas dolores encerradas.

Es más que sangre

lo que se me respingó en la dignidad:

es la mano tuya,

la misma que dantes acariciabame el Nosotros.

Es mucho, mucho más que sangre

lo que avanza dentro mío

en una hemorragia impensada

de amoladas palabras…

Rebusco a la fuerza que ya no tengo.

La rebusco en el levantarse de otras Yo, andantes vida afuera,

todas ellas intrépidas.

Y una vez estancada la sangre

vociferaré lo que ya no admito;

vociferaré lo que ya seré.

¡En cuanto a eso no hay vacilación!

Quiero limpiarme más allá sangre: limpiarme por entera de ti.

Pues en el ámago del instinto crudamente femenino

quiero mayormente, extirpar a ti, desconocido.

Y, por fin esterilizada,

ésta, o aquella, ya no te conocerá,

aunque la nueva te recordará ardua y remotamente.

Esterilizada

volveré a cultivar un cantero solo mío

con margaritas, amores, violetas,

respectos, jazmines, harmonías, orquídeas…

Viviré un tiempo remozado

imantado ahora por mis urgencias.

Un tiempo en donde, sobre todo,

habrá Yo.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.