Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Por Rob Martínez

Estoy sentado en un viejo bar de Buenos Aires. Siempre me pregunté qué es lo que mueve a las personas a trasladarse solitariamente a una mesa en un concurrido lugar. Considerando que si de trabajar se trata, un bar no sería el mejor lugar para mantener el control del ambiente, quizás lo creo porque suele resultarme difícil concentrarme cuando hay ruidos que no son convenientemente logrados por mí. Pero, aquí estoy. Luego de preguntarme tantas veces cómo podía ser. He pedido un café cortado doble, esos que hacen con esas cafeteras que te dan la sensación de que realmente hará que su sabor sea más intenso. No lo sé con exactitud, pero a mí me basta el sonido de esas cafeteras express de los viejos bares de Buenos Aires – Pausa para probar el “cortadito” Está caliente.

.

Pero ¿es una especie de experimento social lo que hoy me trae a sentarme en solitario con mi notebook? No, es algo a mí parecer aún más curioso. Tendré una reunión con un cliente. Un inversor a quién debo presentar uno de los desarrollos de la agencia y que con tanto esmero logramos producir. ¿Qué es lo curioso? Bueno, estamos acostumbrados a las estructuras, a sentarnos en una sala de reuniones, en la frialdad o comodidad de una oficina. En este caso, no se pudo de esa manera. Quizás esta sea la mejor. Pausa para el café. Está en su punto ideal. Ese que te quema ligeramente pero que “aviva su sabor”.

.
Entonces, creo que descubrí que no se trataba de la máquina, sino del calor.
 .
Eso tienen las grandes capitales, con esas poblaciones que entendieron que el lugar para tomarse un humilde café puede dar como cita a cientos de situaciones. No solo esas en las que miramos por el rabo del ojo y vemos cómo termina su relación una pareja (no lo he visto pero me han contado) como funcionan además como lugar de encuentro para chicas y chicos que se citaron tras coordinarlo a través de una app o como desde hace años, un chat.
.
También hoy son lugar de grandes comienzos, esos que abren puertas, que giran alrededor de los que estará por venir y que de alguna manera hacen que el ruido de las sillas al correrse, las cucharas cayendo sobre los platos, conversaciones estruendosas, el ruido del tráfico que se deja pasar por la puerta exageradamente abierta lo enmudezca. Me pedí otro café.
.

Image and video hosting by TinyPic

 
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.