FRENTE A LA ERA DIGITAL ¿SE ESTÁ EXTINGUIENDO LA COMUNICACIÓN FAMILIAR?

Descubre algunos tips de gran orientación familiar en estos tiempos que tiene sus amenazas

Lograr un ambiente de comunicación familiar es un hábito muy importante para tener una sana convivencia y poder crecer armoniosamente en el hogar. No obstante, en los últimos tiempos, se hace cuesta arriba frente a cantidad de amenazas que vienen surgiendo con la incorporación de variedad de aparatos tecnológicos que atraen la máxima atención de todos los miembros.

Desde los padres hasta los más chicos parecen evitar dejar de lado un poco la tecnología en los espacios de reunión en familia, lo cual conlleva cada vez más a una fractura en sus interacciones, generando además ciertas sintomatologías que atentan contra la salud psicológica y social.  

HIJOS SCREENAGERS

Escreenager es el término que se está usando para identificar a aquellos jóvenes conocedores de las tecnologías que pasan mucho tiempo frente a las pantallas a tal punto que pueden desarrollar una adicción. Videojuegos, redes sociales, netflix, entre otros dispositivos parecieran sustituir el contacto afectivo tan imprescindible en la vida familiar.

Es preciso entonces reflexionar sobre el papel de los adultos y en especial de los padres frente a estas amenazas con el fin de orientar y prevenir este tipo de dinámicas que afectan no sólo en la integración familiar, sino también una relación sana consigo mismos y su entorno en general.

El Psicoanalista argentino Esteban Levin dice al respecto: “No se trata de satanizar la tecnología, sino llegar a un punto donde se adecue a la familia y no la familia a ella.”

PADRES AUSENTES, MÓVILES PRESENTES

Es frecuente ver cada vez más escenas en las que los padres hipnotizados por sus celulares apartan la atención hacia sus hijos, y es que no se dan cuenta que con ello no sólo están despertando sentimientos de inseguridad, baja autoestima, frustración y desolación en los chicos, sino que también se convierten en los propios espejos que moldean sus futuras conductas y comportamientos. Detrás de esta actitud de los padres el meta mensaje que pudiera interpretar el hijo frente a padres hiperconectados es: Yo no importo, no me quieren, no hay tiempo para mí”, de manera que a su vez dedica tiempo para aislarse y apartarse de sus padres de la misma forma con el uso frecuente o ilimitado de dichos dispositivos.

Sherry Turkle, director del Instituto de Tecnología de Massachusetts menciona que si bien las nuevas tecnologías son un buen soporte para que los padres trabajen desde su casa, es posible que exista una fuerza mayor, un tanto adictiva que les obliga a mantener el control desde las pantallas de sus ordenadores o móviles.

¿QUÉ HACER JUNTOS?

Se hace preciso rescatar el establecimiento de normas y límites dentro del hogar, en ese sentido, a continuación, sugerimos una serie de tips que de manera fluida y hasta lúdica pudieran ayudar:

  • Al menos una vez al día, se invita a todos a compartir la comida juntos. Cercano al comedor puede haber una cesta, bolso, caja u otro, debidamente decorada para el fin de dejar los celulares apagados allí de manera que nadie los use durante este tiempo.

 

  • Un día a la semana se puede hacer una campaña de ayuno de redes sociales, lo cual implica que cada uno se comprometa realmente a no dedicar tiempo para ello e invertirlo más bien a escuchar, conversar o compartir.

 

  • De manera consciente los padres pueden asumir una actitud de mayor presencia para sus hijos, en ese sentido cuando los chicos se acerquen a buscar atención, pueden soltar el móvil y decir: “En estos momentos estoy plenamente contigo”

 

  • Como parte de una buena crianza, los padres han de estar más alertas en lo que los chicos investigan o ven por las redes sociales, estableciendo una comunicación preventiva y amorosa sobre temas que ellos pudieran estar buscando, orientándolos sin temores o tabú.

 

PODCAST RELACIONADO

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.