Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

 

Para conmemorar el día que -para muchas- es el más importante del año, te presentamos cinco datos bonitos y curiosos sobre la maternidad. .

1. Los bebés les dieron su nombre.

En chino mandarín los niños le dicen mama, en los países hispano parlantes es mamá, en inglés es mom o mamma, al igual en Islandia. En hebreo es em y en Vietnam me. Tantas letras eme no son coincidencia: El sonido “ma” es uno de los primeros que los bebés logran vocalizar en prácticamente todos los idiomas, por eso, tantos de ellos han tomado el vocabulario de los más pequeños como la base de “madre”

2. Las mamas mantienen cerca  a sus pequeños.

Nunca estás lejos de tu mamá. Durante el embarazo los niños y la madre intercambian células por medio de la placenta. En algunos casos, mencionadas células permanecen en el cuerpo de ella durante años. La investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts reveló que la madre de un hombre de 27 años de edad mantenía sus células en su organismo.

3. Los bebés cambian el cerebro de mamá.

El embarazo puede provocar cambios permanentes en el cerebro de las mujeres, de acuerdo a la investigación de 2011 publicada en la revista especializada Current Directions in Psychological Science. Un estudio del cerebro encontró que las nuevas madres tienen más materia gris hasta cuatro meses después de dar a luz, en comparación a mujeres que no tuvieron niños. Algunos científicos sospechan que las hormonas que inundan el cerebro durante el embarazo podrían conducir a alteraciones permanentes, al igual que las hormonas de la adolescencia contribuyen al desarrollo cerebral.

4. Las mamás de la antigüedad confiaban en las diosas.

Las mujeres solían ser más específicas cuando de pedir ayuda se trataba. En la antigüedad, muchas religiones tenían deidades especializadas en proteger a las mujeres durante el peligroso parto. En 2001, arqueólogos descubrieron un ladrillo del antigua Egipto con una imagen tallada de Hathor, una diosa con cabeza de vaca asociada con la maternidad. El ladrillo servía como soporte para las mujeres que se ponían en cuclillas al dar a luz, lo cual coincide con Meskhnet, otra diosa asociada con el parto que era frecuentemente representada con cuerpo de mujer y cabeza de ladrillo.

Otras deidades asociadas con la maternidad incluyen a Eileithyia, la diosa griega del dolor de parto y Figg, la diosa nórdica que cuidaba de las mujeres casadas y en labor de parto.

5. Las mamás latinas son muy trabajadoras.

El 69% de las mujeres latinoamericanas que tienen una ocupación laboral, también son mamás. En consecuencia, el cuarto trimestre del año pasado, la población total de mujeres activas económicamente fue de más de 19 mil millones de empleadas, lo cual equivale a 38% de la Población Económicamente Activa.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.