Por Diana Decunto | Argentina

Emiliano Dante

Profesor de historia de arte contemporáneo en la Universidad de L’Aquila(Italia). Un realizador cinematográfico integral: guión, edición, música, fotografía y, cuando está presente, animaciones. Su última documental Appennino, sobre los terremotos L’Aquila  (Italia).   Premiada y  exhibida en el MARFICI (Festival de Cine Independiente Mar del Plata), en  agosto 2018.

¿Qué te impulsó a ser director de documentales?

En algunos aspectos fue el terremoto. Antes del terremoto, hice una película de ficción, Limen, que estaba luchando por cerrar y que salió después de mi primer documental. Además había hecho varios cortos que no consideraba documentales, aunque de hecho probablemente lo fueran. Pero los vi como una película de arte. Después del terremoto, tuve la sensación de contar la realidad que simplemente no había visto antes. Incluso el primer documental, Into The Blue, fue un poco superficial sobre el tema. Probablemente el primer documental verdaderamente consciente fue Habitat – Notas personales. Appennino ha refinado esa forma de entender la cuestión del documental. Es una película muy coherente, desde el punto de vista deontológico.

¿Es la forma de enseñar que tiene un profesor de historia?

Enseño historia del arte contemporáneo: mi trabajo como docente es en realidad reflexionar sobre las imágenes de los demás, no producir mis propias imágenes. El cineasta y el maestro son actividades que se compensan si complementan entre sí.

De tus películas documentales ¿Cuál es la que más te movilizó y por qué?

Diría Appennino, por una simple razón. Mis dos documentales anteriores estaban totalmente enfocados en los lugares donde vivía: Into The Blue en la ciudad carpa donde terminé después del terremoto en L’Aquila, Habitat en C.A.S.E. [módulos prefabricados que servían para acomodar a las personas sin hogar] que me habían asignado. Appennino ha sido un viaje continuo y una búsqueda, porque tuve que seguir la historia de las personas que vivían en otros lugares y que tuvieron que someterse a muchas transferencias, ya que la situación cambió, el  terremoto después del terremoto.

¿Por qué Limen, película de ficción en la vida de un documentalista?  

Simplemente porque no soy solo un documentalista. Soy un cineasta. Estos días estoy filmando una nueva película de ficción. Está claro que hay lógicas diferentes y está claro que hay diferentes dinámicas, que debes ponerte de una manera diferente. Pero hay cosas que me interesa decir y mostrar a través de la realidad y de otros que me interesa decir y mostrar a través de la ficción. Sin embargo, mi presupuesto es el mismo para el momento: cero. Que quede claro: yo no creo que es irrelevante si a su vez una ficción o un documental – Me parece insoportable tendencia a hacer documentales de ficción, donde hay una complicidad con la persona que lo convierte todo en actuar a favor de la habitación. Pero como cineasta estoy interesado en hacer películas que me gustaría ver, y cómo más o menos todo el mundo es un espectador nacido con cine de ficción y básicamente vinculado a eso, como imaginario. Ninguno de mis directores favoritos puede definirse como “documental”, incluso cuando han realizado documentales..

Por favor, comenta los premios de Appennino, tu última documental, que cubrió agosto 2016-2017, los terremotos en los Apeninos centrales.

Appennino por el momento ha ganado algunos premios. Espero que se vuelvan más que los de Hábitat (que ha ganado tres veces hasta ahora), también porque en este momento los premios son la única forma de remuneración que tengo de mis películas.

¿Que positivo y negativo encontráis en Festivales de Cine y Documentales.

Cada festival es una historia en sí misma. Normalmente, me gusta mucho ir a festivales; de hecho, son el único hábitat posible para películas como la mía, que están muy lejos de la perspectiva televisiva. Entonces a veces un festival parece enorme y encuentras tres espectadores, otros parece microscópico y encuentras personas en el piso porque no hay más asientos. Depende. Pero me encantan los festivales, tanto por la relación con el público, como con los otros directores. Se celebran grandes reuniones, especialmente en festivales internacionales, cuando me pagan el boleto para ir.

De tu experiencia ¿el público está abierto a la documental?

Mi experiencia es muy clara: una vez que están en el pasillo, los espectadores permanecen y aprecian. Pero es un problema lograr que vean el trabajo. El hecho es que el documental estructuralmente tiene un problema en el lado “seductor” y “erótico” de la visión. Siempre tiende a apelar al sentido del deber del espectador, casi nunca al sentido del placer, del deseo. Y este es un límite estructural que es muy difícil de superar.

¿Se puede lograr calidad en una ficción sin dinero?

Realmente lo espero, porque en estos días estoy filmando una ficción sin ningún presupuesto. También es un problema comprar cigarrillos. En última instancia, sin embargo, creo que es más que posible, siempre que tenga suficiente tiempo para trabajar inteligentemente. Además de darle la vuelta, todavía es mucho más difícil hacer una película de ficción sin un presupuesto, porque no hay un juego justo en el documental, los festivales son menos y los “nombres” también están a favor de los festivales, así como de los distribuidores. Pero alguien como yo hace películas porque tiene que hacerlas, no porque sea una buena inversión. No es una buena inversión. Es lo más difícil que conozco, la forma artística con la peor relación entre el tiempo de realización y el tiempo de fruición. Pero uno se convierte en un cineasta por eso también, porque le gusta este absurdo desafío que es el cine totalmente independiente.

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.