CUANDO TODO ME DUELE

La fibromialgia o dolor crónico generalizado se ha convertido en una enfermedad muy común en los últimos tiempos. Descubre las causas, síntomas y factores emocionales asociados a su diagnóstico y tips para tratar con efectividad.

El estrés, la fatiga crónica, la irritabilidad y rigidez que muchas personas padecen, unidas al dolor extremo en todo el cuerpo, son entre otros, algunos síntomas para considerar en la posibilidad del aparecimiento de la fibromialgia como una visitante que afecta o inhibe la salud y calidad de vida.

La Organización Mundial de la Salud, la considera como una patología de reumatismo no articular, caracterizada por un cuadro de dolor músculo-esquelético crónico generalizado y de origen desconocido. Sin embargo, cada vez más se suman investigaciones que comienzan a dar un significado global, más allá de lo meramente clínico, así como aportar abordajes integrales en la búsqueda de posibles soluciones.

Soluciones emergentes

Además de los síntomas físicos como la migraña, intestino irritable, intensos dolores corporales, entre otros, existen una serie de síntomas psicoemocionales que desde una mirada holística están asociadas al mundo mental y emocional de quien la padece.

Una revelación muy importante para el campo de la salud y que sigue tomando fuerza por sus valiosos aportes a la experiencia curativa es la biodescodificación, la cual plantea que la enfermedad es producto de nuestra forma de pensar, determinada por creencias provenientes de nuestro contexto familiar, cultural y emociones que no tramitamos adecuadamente.

En este sentido, de acuerdo a Christian Fleche y Enric Corbera, sus precursores, es muy importante poder descifrar las ideas y emociones ocultas en la historia de las personas que padecen de fibromialgia para poder biodescodificar y encontrar la solución.

El lenguaje emocional y su significado

Desde la perspectiva de la biodescodificación existen varios conflictos asociados a esta enfermedad entre los cuales están:  conflicto de identidad, la sensación de víctima e impotencia, y una profunda desvalorización . A continuación, planteamos algunos tips fundamentales que ayudaran en el viaje de recuperación.

 

Identifica las creencias inconscientes

 Algunas creencias asociadas a los conflictos generado por la fibromialgia pudieran ser:

  • No soy capaz de hacer nada bien
  • Creo que molesto a los demás
  • Nadie me quiere
  • Yo no importo, no tengo tiempo para cuidarme.
  • Soy imperfecto,
  • No merezco el amor
  • Mi vida no tiene sentido, No tengo nada que aportar al mundo.
  • Evitaré a toda costa que mis familiares sufran, haré lo imposible para que estén bien
  • La persona que quiero no me corresponde, seguro está mejor sin mí.
  • Nada de lo que hago es suficiente

 

Realiza afirmaciones y cambia tus creencias

Las afirmaciones tienen un poder extraordinario para reprogramar tu mente, es muy importante entonces rutinas de repetición permanente al frente del espejo, mientras te bañas, caminas, antes de dormir, entre otros. Algunas afirmaciones para cambiar estas creencias asociadas son:

  • Soy digno de ser amado tan solo por existir
  • Honro y libero a mi familia y confío en todo el poder de la vida que los sostiene
  • Me perdono por cualquier cosa que crea que hice mal y confío en que nunca hay errores, solo experiencias para crecer
  • Mi vida es valiosa, mi descanso es valioso, mi alegría es valiosa.
  • Me permito pedir y recibir la atención que necesito, y aprendo a ver el amor que me dan las personas que me rodean.
  • Soy dign@ de amor haga lo que haga, y descubro cada día actividades que me alegran y me llenan de vida
  • Me merezco amar y ser amado
  • Ahora creo en el amor que soy y elijo ser feliz.

 

Libérate de culpas y disfruta del presente

Dedica tiempo para meditar, soltar las culpas cargadas del pasado, agradece todo lo que el presente te ofrece, realiza actividades que te conecten con la alegría, planteándose metas enfocadas en lo que te gusta hacer, y por encima de todo ámate con tus debilidades y fortalezas, aciertos y desaciertos. No necesitas ser perfecto para ser amado y feliz.

 

 

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.