Image and video hosting by TinyPic

Por Rob Martínez | Argentina

A veces, me siento abrumado. Esa sensación me abraza cuando tengo que explicarle a una persona contemporánea acerca de posturas, conductas, alternativas y estilos de vida que desde hace siglos son y deberían considerarse Normales.

Cuando abordo el tema de la homosexualidad, me gusta cerrar cada frase con: “se trata del Nuevo Normal”.  El amor entre parejas del mismo sexo, es normal. Dos hombres, dos mujeres casándose, es normal. Una pareja homoparental adoptando, es normal. El travestismo, es normal. Una persona transgenero, es normal y no tienes que entender cómo funciona para aceptarlo. ¿Quién soy para así decirlo? Sin duda un habitante más con suficientes ganas de querer que este sea un mundo mejor y que cree indiscutiblemente que cada individuo debe encontrar la felicidad en todas las áreas de su vida, sin dañar a otros.

Lo que ha ocurrido en Florida es un hecho lamentable y que si nos detenemos, se veía venir. ISIS odia toda la diversidad que occidente se orgullece en asumir, la homosexualidad no tenía por qué ser la excepción. Es un repudiable ataque contra el maravilloso mundo civilizado que los que hacemos vida productiva en el estamos construyendo día a día. Un mundo que se enfoca en poder celebrar cada día la libertad, enaltecer los derechos y construir cosas maravillosas.

Como dije, se veía venir por parte de ISIS, pero ¿Cuántos de los que están leyendo estas palabras, sus amigos, familiares, colegas piensan que solo por ser homosexuales esas personas merecían lo que ocurrió? Esa es la tristeza que hoy me invade.

He leído tantos comentarios en redes sociales de odio, discriminación y fanatismo religioso que siento una vergüenza profunda. Porque cuando me detengo y observo con detalle, muchos de mis conocidos piensan de esa manera. Entonces, ¿qué diferencia hay entre las ideologías de ISIS y el de una persona homofóbica? ¿Vamos a dejar que esto pase y con los días seguirás disparando tus palabras cuando veas una pareja del mismo sexo tomados de la mano? ¿Seguirás acumulando “ira” cuando veas a dos chicas dándose un beso de despedida en la calle? ¿Qué harás con esa emoción? ¿La liberarás como lo hizo Omar Mir Seddique Mateen?

Las comunidades necesitan entender algo tan básico que hasta cuando lo digo siento que es superfluo porque ya debería ser de entendimiento público: la homosexualidad no es una enfermedad, no se trata de algo por lo que hay que estar avergonzado y es completamente normal.

Entre tu circulo tienes personas homosexuales, que amas, admiras, respetas y te han ayudado cuando más lo has necesitado.

Entonces, cuando alguien dispare su discriminación hacia ellos ¿qué vas a hacer?

Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.