Por Julian Delgadillo | Colombia

EL CAPITALISMO  COMO  UN FORO  ÉTICO RELIGIOSO DE EXPLOTACIÓN

En una aproximación  a  su pensamiento  vemos  en  el filosofo esloveno Slavoj   Žižek  a  un marxista lacaniano  que  parte  del psicoanálisis para  definir en la percepción y condición  humana   tres  términos mutuamente interrelacionados: aspectos de lo real como aquello existente en  el inconsciente que, como un núcleo duro, no puede  ser  expresado, lo cual en palabras  del filósofo  Witgenstein se manifestaría tal vez con la frase:de lo  que  no  se puede hablar  mejor  es callarse”; lo simbólico como un lenguaje relacional y significante; y lo imaginario como la relación  consigo mismo, tal como los arquetipos  del filósofo  Carl Jung  en el inconsciente colectivo,  o lo visto  en  el propio espejo  de sí, como  lo  dice el poeta Rimbeau, seguido  por Lacan, el maestro inspirador  de Žižek, mediante la expresión: “Yo soy otro” (“Je suis un autre“).

Para   Žižek,  al actuar muchas veces no  se busca realmente  lo  que  se  desea sino que  se anhela lo utópico o lo que debería  ser  y no es. Es  el caso  de los defensores  del Capitalismo que debe convencer como un evangelio  que  le  sirve a los ricos, o del antiguo Comunismo  de .su patria, la vieja Yugoeslavia, que  se ocupaba  de  una dicotomía  entre  fuerzas  y relaciones  de producción,  que  existen hoy en día  de otra manera, más apabullante  y dramática en cuanto  el aprovechamiento  de una plusvalía colectiva.

Si continuamos siendo revolucionarios  en  el pensar   debemos reinventarnos continuamente  ya  que la alternativa  al Capitalismo y  al mercado  resultó  en Estados Totalitarios,   en donde   no  se podía criticar ni pensar, ni menos crear.

Debemos entonces aprovechar lo conseguido en  el pasado para  adaptarlo  a lo  actual como  por ejemplo  el proyecto  de salud del Presidente  Obama para  el pueblo norteamericano, según sistemas ya existentes  en una Europa. socialista, o  el sentido comunitario  y colectivista  de la antigua URSS, nunca la nostalgia utópica  del orden impuesto por  el muro de Berlín,  ni la falta  de iniciativas  y menos  su burocracia.

Como conclusión:

Slavoj Žižek  afirma  que los problemas  de  explotación y plusvalía que  desarrolla  el capitalismo están vigentes  en su ideología  como foro ético-religioso de los grandes poderes, por ejemplo  en la explotación  del medio ambiente por  los más poderosos de la tierra en su aprovechamiento para  exportarlo  comercialmente al mundo. o el desarrollo  de la biogenética a partir  del conocimiento  de la sabiduría de los débiles indígenas suramericanos para  el comercio mundial  de drogas  o el robo intelectual  a los  artistas de la música , la literatura  y la plástica, usada por  las multinacionales capitalistas globales,  del espectáculo  y  de  las comunicaciones.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.