Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Por Rob Martínez

Desde muy joven he sido jefe y empleado. Con el pasar del tiempo noté, que la imagen que tiene esta autoridad influye notablemente en las labores de los empleados.

Un jefe, no solo es el responsable de dar órdenes por doquier. Si imaginamos el escenario ideal, podría ser amigo de su equipo de trabajo y además colaborar con ellos para lograr cada objetivo planteado. Esto daría como resultado que los empleados se sentirían con la suficiente confianza y responderían armoniosamente a las tareas que se les asigna.

No me gusta manejarme con los “peros”, pero mientras seguímos fantaseando con este jefe líder y consiente de su equipo, existen otros que han dejado huella en la gerencia por sus expresiones y la revista Bloomberg indagó y encontró las 10 peores frases que puede usar un Gerente cuando se dirige a su empleado.

1- Si no te gusta tu trabajo, encontraré a otro que le guste

Este jefe le recuerda que “Trabajas para mí” o que fácilmente podría reemplazar por otro para que haga lo mismo. Ahora, un líder nato inspira a su empleado para que este pueda sentir que todas sus ejecuciones son realmente valiosas para la empresa y el equipo.

2- No te pago para pensar

La usan jefes en 2 escenarios: cuando se le presenta una idea que no les gusta, o cuando notan que su empleado tiene una iniciativa o ingenio que supera el propio, llegando a sentirse amenazado. Este jefe con el concepto de “te pago para que hagas lo que ordeno y nada más” sin darse cuenta tendrá un grupo de trabajadores desmoralizado y hará que sus mejores trabajadores sientan que el empleo les quedó chico para sus capacidades.

3- No quiero verte en Facebook o Twitter mientras estés trabajando

Un gerente de hoy entiende que un excelente empleado vive su trabajo, recibiendo y contestando ordenes hasta después de salir de la empresa. Por esta razón, el jefe de hoy comprende que está bien tomar descansos para manejar sus redes sociales. Está comprobado que este tiempo ocioso le da más posibilidades de ser creativo.

4- Lo tendré en consideración

Uno de los eufemismos más famosos con el que los jefes piensan que pueden deshacerse diplomáticamente de una solicitud o propuesta, olvidando que todo el mundo sabe lo que significa: “Vete a trabajar y no vuelvas a hablarme hasta que yo te lo pida”. Un jefe que usa esta frase cuando interactúa con sus empleados, les está diciendo implícitamente que no le importa lo que piensen.

5- ¿Quién te dio permiso para hacer eso?

Todos conocemos casos en que alguien hizo o propuso algo, sólo para que el jefe lo rechazara y luego lo propusiera él mismo. Nuevamente, un mal hábito que sólo consigue desmoralizar a los trabajadores con más iniciativa del equipo.

6- ¡Deja todo y haz esto AHORA!

Cuando suceda, recuérdale a tu jefe que no hay problema en tomar un nuevo urgente…pero que eso retrasará el “urgente” del día anterior.

7- No me vengas con problemas: tráeme soluciones

Si bien es valioso animar a los empleados a resolver los problemas por sí mismos, esto no es excusa para que un jefe se niegue a cumplir su labor: ofrecer a sus trabajadores las condiciones adecuadas para realizar sus labores.

8- Eso es un asunto personal

Si existen malas relaciones entre trabajadores o alguien cometió una imprudencia en su tiempo libre que involucra su trabajo, el deber de un jefe es conversar con él para ayudar a resolver el tema, o incluso tomar medidas más drásticas si se trata de un asunto grave.

9- Tengo varias críticas sobre ti… y aquí todo el mundo piensa lo mismo

Un verdadero líder debe resolver los conflictos de forma regular, y no refugiarse en el supuesto apoyo de los demás para hacer una crítica que debiera tener sustento por sí misma.

10- Deberías sentirte afortunado de tener un trabajo

Sin duda el mayor de los insultos que puede proferir un jefe, no sólo porque implícitamente te considera tan incapaz que califica tu empleo como una obra de caridad, sino también porque incorpora la partícula del miedo permanente al despido.

Esta lista contiene expresiones que además de sumar estrés, menoscaban la dignidad de cada trabajador. Entonces, sirve de llamado para que no sientas desmotivación cuando algún jefe te haga olvidar tus objetivos. Cuando él decide no valorar los aportes, en el mercado laboral hay cientos que sentirán orgullo porque formes parte de su equipo.

Aclaro que, por suerte este artículo no está basado en experiencias personales.

¿QUE EVALUAN EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO? by Ridyn on Mixcloud


Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.