Por Julian Delgadillo | Colombia

La historia no  solo  es  el pasado, en el sentido   de lo  que  se  fue,   sino que  es también  lo  que  nos viene  de  ese pasado, como una carga que  se  halla unida  a nuestro destino en  el actual presente.

La historia que viene para llegar a ser

Es  como  dice  el dicho  popular que “el pasado o ido no perdona”   y  que  irremediablemente se devuelve  a nuestro entorno presente, puesto  que lo  que contiene nuestra  historia vivida,  se halla en conjunto o  en contexto con lo  que  nosotros estamos viniendo  a  ser, a partir de lo  que fuimos  algún  día.

No  se puede  por tanto renunciar  al pasado que  es nuestro destino y que representa nuestra cultura y  también lo  que  estamos  siendo, en el momento presente, el <“Gegenwar”·>  de ese autor  semi-olvidado y en veces oscuro y  contradictorio,   Martin Heidegger, cuando emprende  su búsqueda  del Ser, como  un camino sinuoso en pos  de una autenticidad que a veces olvidamos, nuestro pasado suramericano, mestizo y conflictivo  que no perdona, y que en  el caso del  autor mencionado, lo llevó  por caminos no claros y distintos, como diría Descartes,  y a aceptar  rectorías  que no debiera haber aceptado, e ideas políticas que no le correspondían, a uno  de  los  filósofos más importantes  del siglo XX  en Alemania

Nuestro pasado de pueblo mestizo, hablo  de nosotros los colombianos, y de pueblo signado por la violencia y la depredación,  que ha vivido en permanente guerra civil entre blancos y negros, liberales y conservadores, burgueses y proletarios, ricos y pobres, estirados y sencillos, guerrilleros y para-militares, gamonales y campesinos, violentos  y calmados, racionales e irracionales, aristócratas y descastados, entonces  mientras  ese pasado no  sea oído, y duro, entonces no  nos dejará dormir tranquilos, y tal  vez, mientras no nos aceptemos  como  somos y de dónde venimos, no  encontraremos nuestro camino  de paz y tranquilidad  hacia  el futuro, el <”Zukunft”>, de Heidegger, en este sinuoso y difícil mundo  del siglo XXI.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.