Image and video hosting by TinyPic

Desde el primer instante en que a los melómanos nos comienzan a interesar los procesos creativos de las piezas musicales que nuestras bandas favoritas sacan al mercado, se inicia el trazado camino donde podríamos descubrir muchas sorpresas de la producción musical.

Para un activista ecológico como yo, confirmar que la música puede también colaborar para la conservación de nuestros recursos naturales, resulta una noticia digna de celebrar. Caminando por el barrio Hackney Road de Londres, donde es fácil toparse con modelos sustentables de arquitectura, arte y puestos para reciclaje que adornan esta concurrida vía, me he encontrado con lo que ha inspirado esta columna, es el edificio bautizado como The Premises. Se trata de un Estudio de Grabación & Café que ofrece algo a lo que la música británica no ha sabido decir que no: discos sostenibles, sin perder calidad en la grabación.

Este edificio funciona con un sistema de energía solar conectado a la red eléctrica general, integrando cuatro áreas que ocupan por completo el techo, dotando a los aparatos y alimentando, además el sistema de climatización, consiguiendo que maquetas y L.P. se empaquen utilizando de forma exclusiva, la energía del sol. Imaginar que esto sea posible quizás resulte difícil de creer, pero ya seguramente sin saberlo has escuchado música solar producida en este tipo de estudios, como por ejemplo los discos de la banda Franz Ferdinand quienes se rinden a las bondades de la producción sostenible.

En Europa y Estados unidos se desarrolla la campaña WeSupport Solar, a favor de la utilización de la energía solar, lo que ha generado una ola creciente de músicos abocados a la aplicación de esta en sus producciones. Tal es el caso del cineasta, músico, compositor y cantante hawaiano Jack Johnson.

A principios del 2010 tuve la oportunidad de ver el show en Argentina donde promocionaba su más reciente disco: ToThe Sea, grabado en el estudio Mango Tree en Hawai y que usa la energía solar para sus operaciones, impreso en papel reciclado, y con el logo de “1% fortheplanet”, un movimiento de más de 1.100 empresas que donan el 1% de sus ventas a alrededor de 1.700 organizaciones que trabajan por el medio ambiente, su música ha estado siempre ligada a promover la “Actitud Verde“, tal como lo plasma en su tema “Reduce, reuse, recycle”.

La industria de la música está tomando otro color, verde para ser exacto y para muestra la mundialmente conocida Universal usa papel reciclado y certificado por FSC (Forest Stewardship Council) en todos sus álbumes y películas. También desarrolla la primera caja de CD hecha con plástico reciclado. Ahora, trabaja en desarrollar un envoltorio biodegradable, y tintas a base de soja. Con todas estas iniciativas, nada mejor que terminar de tipear y sentarme a escuchar un buen álbum de música solar.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.