Por Constanza Tubio | Argentina

En la mitología egipcia Seth, animal tifónico (cuadrúpedo) en su totalidad u hombre con cabeza de animal tifónico, es considerado “Dios del Mal”, de las guerras, la violencia siendo también considerado protector de la fertilidad en los oasis. Existen diferentes representaciones de Seth, entre ellas; el asno, cerdo, el perro, serpiente con cabeza de asno, jirafa, etc. Se lo describía con cabello y ojos rojos, color tradicional en el desierto. También se lo encuentra a Seth con aspecto de cocodrilo a causa de la muerte de Osiris siendo Seth el asesino, convertido de esta manera por el dios Gueb; hijo de Shu y de Tefnut, esposo de Nut y padre de Osiris, Isis, Seth y Neftis.

Seth, cuyo origen de Ombos, comparte iconografía con el antiguo dios Ash, quien es suplantado por Seth o bien es fusionado con el mismo, compartiendo la protección y fertilidad en los oasis. Ash encontrándose en la fórmula XCV del Libro de los Muertos. Originalmente, Seth no presentaba una deidad con connotaciones negativas, sino que es la leyenda osiríaca la que da aspecto negativo a causa de posibles acontecimientos políticos, junto a la devoción de Osiris y con ella el resto de la historia; Seth, el hermano que representa el mal, las tormentas de arena y la violencia, asesino de Osiris, además también de desgarrar el cuerpo de su madre Nut, diosa capaz de dar a luz al Sol y capaz de renacer a los muertos en el Más Allá.

Por otra parte, el dios Seth se lo vincula puramente al desierto (Egipto desértico), siendo Osiris quien personifique la fertilidad y el Valle Fértil (Egipto Fértil). Según sea el período, (la dinastía XV, la dinastía XIX, el Imperio Nuevo, etc), la veneración de Seth evoluciona y varía. Por ejemplo, es acusado de robar el Sol y crear así la Oscuridad, o considerado protector de la barca solar de Ra, (el dios más poderoso en el Reino Antiguo). Se relaciona principalmente a Seth en mitos con Osiris y Horus.

La existencia del concepto de Seth era totalmente necesaria para el pensamiento en la mitología, e incluso en diversas mitologías fundadoras del concepto de bien-mal, ya que representaba las mismas fuerzas del mal; éstas absolutamente necesarias para la existencia del bien, y viceversa, ya que no es posible que exista el bien sin el mal, la Luz sin la Oscuridad, la existencia del orden cósmico (la Maat, necesaria para que el mundo sea armónico y duradero) y este concepto sigue pues es el que da coherencia, lógica y cierto equilibrio al Orden y al Caos.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

.

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.