Image and video hosting by TinyPic

Se puede  preguntar ¿si la  historia que pasó alguna vez tiene la tendencia a repetirse, como pensaban los griegos en  la época arcaica, siglos VIII a VI A.C.. con su concepción  de una historia cíclica según  Hesíodo y  luego Plutarco, o el moderno  Oswald  Spengler,  o si por  el contrario la historia   es lineal y se mueve  hacia  un punto superior llamado la Ciudad de Dios, o Civitatem Dei,  de  San Agustín, siguiendo la Biblia, o  el  progreso, como piensan, los filósofos Emanuel Kant   o Compte?

Image and video hosting by TinyPic

Los últimos acontecimientos parecieran mostrar que estamos repitiendo  el ciclo ya vivido  en la Edad Media  europea  en los siglos X  a XII D.C., cuando  se dio el enfrentamiento entre el Sacro Imperio Román Germánico, herencia  del Imperio Carolingio y huella  del antiguo Imperio Romano, encabezado ahora por la casa  de los Hohenstaufen de Suabia, Sur-Oeste  de Alemania   desde su  castillo  de Waiblingen, de  donde   procede el nombre  del partido de los Gibelinos,  contra   el Papa-Rey de Roma, apoyado por la casa  de los Welfen o Guelfos  de Bayern o Baviera, Sur  de Alemania, y a  su vez,   la Europa cristiana como  un todo  contra el mundo Musulmán  del Oriente Próximo para liberar los lugares  sagrados  de Jerusalén por medio  de las Cruzadas, organizadas por  el Papa Urbano II y Godofredo  de Buillon, y así poder  sobreponerse a los Emperadores  del Sacro Imperio, frente  al mundo cristiano,  en  el conflicto  por  el nombramiento de  Investiduras en los feudos papales  o  del Emperador.

 

La Europa actual entonces,  pareciera  ser un ciclo más  del desarrollo  del Sacro Imperio Román Germánico fundado en  el siglo X D.C y que subsistió nominalmente  mil años hasta  la época de Napoleón, aunque debilitado  después  de la guerra  de los 30 años  entre  1618  y 1648  D.C., finalizada  con  el tratado  de Westfalen.  Dicho  Imperio  constituía  un sistema conformado por feudos semi-independientes y autárquicos  de naciones  de diversas etnias y diferentes idiomas, que pagaban tributo  al Emperador, cuyo título no  era hereditario sino  decidido por  ocho electores que  se reunían  en la ciudad  de Frankfurt am Main.

Image and video hosting by TinyPic

El Imperio, abarcó por épocas los  actuales  países  de: Este  de Francia,  Alemania, Paìses Bajos, Luxemburgo, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Austria  y  el Norte  de  Italia, países  que hoy todos pertenecen a la Unión Europea, no tuvo  una capital específica, ya  que  sus  instituciones  residieron por épocas  en Regesburg o Ratisbona  en  el Este del actual Land  de  Freistaat Bayern,  donde  se emplazó la Dieta  Legislativa o Reichtag; el Consejo Aúlico  o Reichshofrat,  en Viena, Austria,   y la Cámara Imperial  de Justicia  o Reichskammergericht en  diferentes ciudades  según la época.

Napoleón clausuró en 1806 el Sacro Imperio, para   intentar  revivirlo  bajo  la cabeza francesa pero fue derrotado  en Waterloo. En la época, el mundo alemán se  venía polarizando  en dos focos:  la Prusia  de Federico  el Grande  y Austria  de María Teresa, madre  de María Antonieta, guillotinada  en la Revolución francesa. Hacia 1870, sesenta y cuatro años después  de finalizado  el Imperio,  se unifica la  Alemania de Bismark como país centralizado, y Austria. apoyada    en  la región y cuenca  del río Danubio,  se constituye  con  Hungría  en  el Imperio Austro–Húngaro.

La competencia  por  el mercado  lleva  a los poderes mundiales, Inglaterra y Alemania a  la Primera Guerra  Mundial  en donde  se  deshace  el Imperio Austro-Húngaro en Sarajevo, el antiguo Imperio Otomano es  repartido   entre  regiones y países, algunos en el Cercano Oriente  dominados  por Inglaterra y Francia, el Imperio Ruso se convierte  al comunismo y   Alemania  es  derrotada y humillada  en Versailles, conservando  en parte  su infraestructura.

Con Hitler como Canciller de Alemania  se intenta, hacia los años  de 1930, el Tercer Reich, una nueva unificación europea  siguiendo las huellas  del Sacro Imperio,  pero al caer vencido por  sus acciones  en contra  de la humanidad,  en la Segunda  Guerra  Mundial, la  Alemania  de Adenauer revive  el hito  de la unificación y  del Imperio, y después  de varios años,  se consolida  una nueva versión ahora democrática, capitalista   y liberal, pero con base  en  los mismos países europeos que habían constituido  el viejo Sacro Imperio Román Germánico  y otros más periféricos,  dando lugar  a  la actual Unión Europea,  que se compone  de  28  países,

Durante  el siglo XX los países  del Cercano Oriente, construidos y patrocinados por los triunfadores  de la Primera Guerra  Mundial, se convierten geopolíticamente  en necesarios para el suministro  de  petróleo y cuando Hussein pretende  romper  ese orden y recuperar  el  sur  de IRAK, el puerto  de Basora localizada  en la desembocadura  del Shatt al-Arab,  USA se inventa  el pretexto  de los  “Weapons of mass destruction”   e invade la región desarrollando una  cruenta  guerra que  rompe  el equilibro  de la convivencia  de  tres grupos antagónicos: Chiitas, Sunitas  y Kurdos, dando preponderancia  a los Chiitas, quienes excluyen del gobierno a  sus enemigos tradicionales los Sunitas y crean las condiciones  para  su descontento.

Image and video hosting by TinyPic

En el momento histórico  actual,  un grupo  de Sunitas fundamentalistas  que quieren crear un Califato  en  el Norte  de Irak, rico en petróleo, se lanzan sanguinariamente  a construir  el ISIS  o Estado Islámico, a partir  de sus conquistas  en  la guerra civil que  se desarrolla  en Siria  contra  Asad,  cuyo padre fue  aliado  de Hussein  en  su partido socialista, no religioso y panárabe  del Baath o Baaz , el Renacimiento,  y vienen conquistando el Norte  de IRAK y  el Este  de Siria.

El ISIS emplea como arma  el terrorismo, ha matado comunidades  de  sectas cristianas  y  minorías  de creencias arcaicas persas, prohíbe  que las mujeres  estudien, y ha realizado públicamente  en la televisión decapitaciones de ingleses y norteamericanos.

Image and video hosting by TinyPic

Entonces,  como  en  el siglo X,  el presidente Obama  de USA  convoca, al igual  que  el Papa Urbano II predicó la Primera Cruzada, a una  nueva Cruzada  para combatir el ISIS  que representa  en el momento  a  los enemigos  del Cristianismo  y  de la Civilización Occidental,  pero que cuentan con el apoyo  encubierto  de mucha gente  del mundo sunita  del Cercano  Oriente  al igual  que   de  personas  de origen árabe que  son ciudadanos  de  USA, Alemania, Inglaterra  y Francia.

Participan  en esta   Cruzada  del siglo XXI  la Otan, representando la Unión Europea, imagen  del antiguo Sacro Imperio Román Germánico  con  sus propias diferencias  con  Obama, al igual que  los Emperadores  alemanes  frente  al Papa  en  el siglo X,  y   de otros miembros  de la Cruzada como Putin   de Rusia, que se halla enfrentado con USA por  la secesión  del Este  de Ucrania a donde la Otan está metiendo las manos  y  que  apoya  al presidente  Asad  de Siria, combatido por Obama,  varios países árabes de los inventados  por Occidente  después  de la Primera Guerra Mundial, tales  como Arabia Saudita  y Jordania  que combaten al ISIS porque  reciben apoyo  de USA, pero que  son tildados  de tiranos y sorprendentemente  Turquía, descendiente del antiguo Imperio Otomano,  que  tiene  aspiraciones  a  ser miembro  de la Unión Europea pero  que  no  lo  aceptan todavía porque  le tienen desconfianza por  ser islámico, Canadá  y Australia   que pertenecen  al Commonwealth  inglés,  y  el   débil  IRAK chiita, que  es  apoyado por Obama pero que no tiene simpatías  en  el mundo Sunita  ni Kurdo.

El vecino país  de IRAN, la antigua Persia,  es fuerte  e influyente  en  la región y es el epicentro  del mundo Chiita,  los  seguidores  del cuarto califa después  de Mahoma,  Alí, que fue asesinado por los Omeyas que dieron  origen   a  los Sunitas  en  el  siglo VIII D.C.  Este país fue invitado  a participar en la Cruzada  pero afirmó que no participaba  porque  USA tiene  las manos sucias  en la región.

Se podría  entonces plantear  la  pregunta:

¿De  esta Cruzada  para la guerra conformada por  intereses divergentes,   confrontaciones, enemistades, suspicacias, creencias e ideologías opuestas,   al igual  que  de las ocho Cruzadas  de los siglos X  a XII, que sembraron  el odio  entre  los musulmanes, se podrá entonces esperar  algún resultado apropiado  a la convivencia  y  a la paz de la región  del Cercano Oriente en  el futuro próximo?

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.