Image and video hosting by TinyPic

Por Julián Delgadillo Romero

Meditando en las manifestaciones  de la Violencia que nos rodea actualmente en el mundo  y  en Colombia, las muertes repetidas  de población de tez oscura  en USA, las actuaciones  del Estado Islámico  en el Medio Oriente y la eterna lucha  de las FARC contra  el Estado Colombiano,  no debemos olvidar  planteamientos  de  Aristóteles y de los escolásticos  que hablaban  sobre las maneras  del  Ser de los sucesos, en cuanto acción, que se manifiestan  en Potencia  y Acto. Igualmente, en  la Filosofía y en la Ciencia se ha sostenido  siempre  que no existe  un Efecto sin que previamente  se  haya dado  una Causa, y  que, según Aristóteles, esta causalidad  se clasifica  en  material, formal, eficiente y final. Por último, recordemos que para Marx, siguiendo a Hegel y a los filósofos idealistas  como Fichte y Schelling, la realidad del mundo es un  proceso ontológico que evoluciona como un enfrentamiento entre una tesis,  su contradicción en la antítesis y su solución en la síntesis de los contrarios.

En frente  a las muertes  de  la Iglesia de Emmanuel en South Caroline, como Acto repudiable e inhumano, vemos en Potencia la existencia de un  odio racial manifiesto  en  que varios estados sureños  de USA, conservan aún como emblema  de  su bandera reminiscencias  de la bandera  de la Confederación  que defendió el esclavismo y  la Supremacía Blanca  en la guerra  de secesión  y  que la mayoría  de  sus regimientos conservan aun el nombre  de generales  del ejército perdedor   de  los  años  de 1860, como Gordon o Pratt

En  el Medio Oriente, los avances  del Califato  sanguinario del ISIS, como Efecto violento,  son impresionantes, tal como las recientes muertes  en Túnez, pero  sus Causas también permanecen a la vista,: las guerras y masacres  de USA  contra IRAK y la eterna injusticia  del estado Palestino,. sometido y aislado por  Israel, país que  junto al grupo Hamas, fue condenado por las Naciones Unidas como causantes de las  mas recientes masacres producidas en la guerra del 8  de Julio  de 2014 en que Palestina tuvo  2188 muertos mientras Israel  solo  146

Y en Colombia, nuestra patria, la  guerrilla  de las FARC, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en su lucha sin esperanza por tomarse  el poder, como factor antitético y contradictorio  del Estado, no hace sino destruir la infraestructura  y derramar petróleo en medio  de un Proceso  de Paz que todos esperamos  llegue  a feliz término, en momentos en que la opinión  favorable a los diálogos ha disminuido y existe  el peligro  de  que  se suspendan y  quedemos de nuevo a la deriva  de la guerra, otros largos  años, porque la  tesis, de la cual  se derivan las FARC, se  halla  en nuestra historia reciente y fundante, como afirma  el informe  del Grupo  de Memoria Histórica, cuando nuestra nacionalidad  se  conformó durante  el  siglo  XIX  mediante  una serie  de continuas guerras  civiles por  el manejo  de  los pobres recursos  del país, las que  se iniciaron  en la Patria Boba  durante  el período independentista de España, en momentos en que  las provincias mas ricas y  de refinado abolengo criollo desdeñaron  a  las provincias marginales y mas mestizas, mulatas, negras e indígenas, y luego durante  todo  ese siglo  se  continuaron en  múltiples  conflictos   por  el poder, que incluía  el manejo y aprovechamiento  de la tierra,  en un país muy mal distribuido desde  el inicio, cuando los criollos blancos e hijos  de los españoles se apoderaron  del gobierno.

Y luego,  durante  el siglo XX la causa mas visible  de la guerrilla  fueron las pugnas con los gobiernos, principalmente a partir  de 1948, luego del asesinato  de  Jorge Eliécer Gaitán, lider  del pueblo, dando lugar a una tenaz violencia bipartidista, atizada por odios, pero principalmente en la lucha  por  la  tierra  desde los tiempos  de Juan  de la Cruz  Varela  en  la región del Sumapaz,  Fusagasuga, Viotá, El Triunfo  y la Victoria  en  el centro  del país, pero igualmente  en regiones  de la costa, los Santanderes, las zonas  de colonización y  Antioquia, Entonces hubo intentos fallidos por redistribuir la tierra, pero  los líderes disidentes y contrarios al gobierno  del Frente Nacional, verdadero partido de las oligarquías  de los dos partidos, nunca tuvieron suficiente opinión para imponerse como gobierno y  varios jefes políticos  de izquierda fueron sistemáticamente asesinados.  A todo este contexto socio-económico  se sumó, desde  los años   de 1980  el narco-tráfico que le ha traído a Colombia muchas divisas pero una compleja estructura  de Señores  de la Guerra, que se han venido apoderando  del país político  con  su dinero, ahora mucho más camuflados y discretos., Y esta parece  ser, hasta  el momento la síntesis  de nuestra dialéctica histórica.

Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.