Por Cecilia Cuccioletti | Argentina

introducirnos en lo que es el arte hoy en día y entender el porqué de cada objeto, construcción, etc. Nos lleva al Siglo XIX  a Weimar, Alemania, en un marco exclusivo de guerra y con una Revolución Industrial precedente de Inglaterra  en crecida.

La escuela de la Bauhaus, conocida como la Casa de la  Construcción, fue fundada por Walter Gropius, un arquitecto modernista, donde  su propósito era mejorar la fabricación de los productos para poder elevar el nivel de vida de los ciudadanos alemanes. La fundación de la Bauhaus se produjo en un momento de crisis del pensamiento moderno y la racionalidad técnica occidental en el conjunto de Europa y particularmente en Alemania. Su creación se debió a la confluencia de un conjunto de desarrollo político, social, educativo y artístico en las dos primeras décadas del siglo XX, cuya especificidad está dada por las vanguardias artísticas de comienzo de siglo. Walter Gropius conformó este espacio como taller en el cual se enseñaban teorías del color, acerca de  materiales, dibujo, pintura y fotomontaje. Bajo la presión política (Alemania dividida por Nazis) para justificar su financiación, Walter Gropius organizó una exposición de diseñadores de la Bauhaus – utensilios de cocina, mesas, y textiles.  A pesar de la aclamación internacional, la Bauhaus fue obligada a abandonar Weimar en Dessau en 1925, ya que Gropius era considerado una amenaza subversiva.  En la nueva Bauhaus se hizo hincapié en la industria en lugar de diseño artesanal.

Algunos de los diseños más revolucionarios, y ahora familiares, del siglo XX  salieron de la Bauhaus, incluyendo los edificios construidos con acero y cristal y muebles de acero.

Los que trabajaban en la escuela compartían tres ideales con Gropius: parar cada una de las formas de arte de estar aislados unos de otros, para mejorar la situación de la artesanía en el mismo nivel que el de las bellas artes, y para mantener el contacto con los líderes de la industria y la artesanía, a fin de lograr la independencia del control  gubernamental con la venta de diseños directamente al fabricante.

La Bauhaus tuvo tres etapas bien diferenciadas, dado el contexto en cual estaba sumergido y también por los directores que estuvieron a su cargo con diferentes tendencias vanguardistas. En la primera etapa, se destaca Paul Klee (violinista y pintor),  por la enseñanza  de las formas elementales  y la experimentación de las mismas tanto en productos como en diseños.

La segunda etapa, en Dessau, comienza de la mano de  László Moholy-Nagy, el cual introduce el constructivismo ruso a la escuela, que es lo que hoy conocemos  como diseño industrial. Es la etapa donde se traslada una funcionalidad  a los objetos que se crean.  Al cabo de dos años Moholy –Nagy renuncia como docente, por presión de alumnos y directivos comunistas.  En 1933, el partido Nazi, clausura la sede  en Dessau  y se instalan en Berlín hasta el cierre de la escuela en Abril.

La Escuela de la Bauhaus no sólo influyó en Alemania sino también a nivel mundial, traspolando el diseño y el arte hasta nuestra cotidianidad.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.