Image and video hosting by TinyPic

Por Flavio Crescenzi

Tres momentos fundamentales de la escritura

En mi última colaboración para este medio, «Breves consideraciones acerca del proceso de escritura», mencioné las tres operaciones que, de acuerdo con lo que indica la Retórica tradicional, deben tenerse en cuenta a la hora producir textos medianamente eficaces: la inventio (el momento de la elaboración de sus contenidos), la dispositio (el momento de la estructuración y ordenamiento de sus distintas partes) y la elocutio (el momento de su expresión, y que abarca tanto las correcciones como la revisión estilística). Intentaré ahora profundizar un poco en el asunto.

Comencemos por la inventio. Inventar, contrariamente a lo que decía el poeta Vicente Huidobro («Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas! / Hacedla florecer en el poema»), no es hacer que surja algo de la nada, sino más bien hallar o descubrir ese algo y, como bien pueden suponer, sólo podremos hallar aquello que estábamos buscando. La invención, por lo tanto, es la tentativa por encontrar un tema y todos los detalles con él relacionados, es decir, la búsqueda de las ideas necesarias para producir una impresión determinada en el lector. Desde luego, nuestra elección tiene que estar al alcance de nuestro conocimiento y nuestra experiencia, ya que no hay peor error que escribir acerca de lo que no se conoce o de lo que no se haya experimentado de manera profunda. Si el que escribe elige un tema que le sea cercano o familiar, sin dudas, le aportará una mayor veracidad al escrito y, por consiguiente, fortalecerá su propia credibilidad como escritor.

Seguimos con la dispositio, que consiste en poner en orden los materiales de trabajo. Este el momento en el que decidimos qué es lo que irá al principio y qué es lo que irá al final. Es, en suma, la puesta en práctica de una visión de conjunto de la que dependen el plan y el interés del escrito. Sin un buen plan o tratamiento no hay texto posible. Del mismo modo, sin una relación lo suficientemente compacta entre las distintas partes del escrito no habrá forma de que alguien tenga interés en leerlo hasta el final. Esta es la fase en la que se debe lograr la máxima cohesión y la máxima coherencia textual, y dejar de lado aquello que no sea pertinente al tema sobre el cual se ha querido trabajar.

Por último, tenemos la elocutio, que sería la expresión por escrito de las ideas surgidas con la invención y dispuestas según el planteamiento anterior. Tal como podemos advertir, los dos momentos previos tocan el fondo del problema; éste, la forma.

Una aclaración más: las tres operaciones o fases que he querido puntualizar en este artículo, aunque puedan estudiarse individualmente, suelen aparecer de manera simultánea, puesto que el mismo acto de escritura implica tanto la elaboración de la idea como su ordenamiento y expresión.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.