Image and video hosting by TinyPic

Por Sebastián Pelegrinelli | Argentina

Tips para planear tu comienzo en el gimnasio.

Una vez que has decidido comenzar tus entrenamientos , te darás cuenta, al pisar por primera vez las instalaciones, que tienes un mundo entero por descubrir y que si bien los éxitos que logres te llenarán de satisfacción, debes estar alerta para que los pasos en falso no sean demasiados y acumulen fracasos que más tarde te lleven al desánimo y al abandono de la actividad física.

1) Ten un plan:

Por plan nos referimos a una serie de objetivos que debes alcanzar, ya sea la pérdida de peso, la tonificación, el agrandamiento de la masa muscular, aumento de la capacidad aeróbica y muchos otros. No todas las personas concurren al gimnasio con el mismo objetivo: debes saber cuál es el tuyo para adaptar tu entrenamiento a la consecución de esos logros. Para ello debes determinar si aparte de los ejercicios aeróbicos, los estiramientos y ejercicios con pesas es aconsejable realizar algún otro tipo de actividad física o deporte, como artes marciales, natación, gimnasia artística y otros. Tienes todo el gimnasio a tu disposición; úsalo.

2)Haz uso de la presencia de entrenadores y profesores disponibles en el gimnasio:

Siempre es una excelente inversión pagarte un Personal Trainer, pero si no puedes, el personal del gimnasio debe ser tan competente como el mejor de ellos. Admitimos que no pueden dedicarse solamente a ti como lo haría un entrenador al que le pagases, pero al menos deben distribuir ecuánimemente su tiempo. No olvides presentarte, hacer que tomen tu altura y peso, comentar tus objetivos y pedir una rutina para comenzar la actividad física.

3) No pretendas realizar el trabajo de meses en una semana:

Tampoco el de años en un mes: las mejores armas para tu desarrollo físico en el gimnasio son la paciencia y la constancia. Una buena idea será hacer que diseñen para ti una rutina de tres veces a la semana durante no menos de un mes, para subir a cuatro veces a la semana en el segundo o tercer mes, de acuerdo a tus capacidades y posibilidades. Recuerda que el descanso es parte importante de tu programa de ejercicios, del mismo modo que lo es la alimentación. Procura evitar el sobre-entrenamiento.

4) Trabaja una rutina de no más de dos grupos musculares diarios:

Si concurrirás tres veces por semana al gimnasio durante los primeros treinta días, dividelos grupos musculares en: pecho, espalda, hombros, brazos y piernas (brazos debe asimismo ser dividido en bíceps y tríceps, en tanto piernas debe dividirse en cuádriceps, femorales, aductores y gemelos). Esto presenta el problema práctico de dividir la rutina de tres días en más músculos de los que pueden caber en la rutina. Te proponemos el siguiente esquema:

Lunes: pecho y tríceps.

Miércoles: espalda y bíceps.

Viernes: hombros y piernas.

De cada músculo deberás realizar tres ejercicios. Entonces… ¿Cómo hacer para que la totalidad de los músculos de las piernas se ejerciten? Una solución es realizar cuatro ejercicios de piernas en vez de tres: dos para cuádriceps, uno para femorales y uno para aductores. Dejaremos los gemelos y glúteos para cuando concurras más días al gimnasio.

5) Incorpora aeróbicos al final de la sesión:

Los aeróbicos son esenciales para bajar de peso, pero el mejor momento para llevarlos a cabo es después de una sesión de ejercicios con pesas. Esto es así porque el glucógeno, es decir el material de reserva energética del cuerpo presente en el hígado y  músculos, está en niveles más bajos, por lo que la energía para los aeróbicos será proporcionada mayormente por la grasa corporal, que aquello de lo que deseas deshacer.

[soundcloud id=’136518974′]

Image and video hosting by TinyPic.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.