Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Por Julián Delgadillo | Colombia

Un  indescriptible, irracional, impensable e injusto terrorismo viene  siendo desarrollado sistemáticamente por  el grupo  ISIS, Estado Islámico, que ha venido golpeando  a Occidente  en  los últimos tiempos,  de manera implacable y cruel, matando  inocentes  graneadamente  en los varios suburbios  de París, cafés  cercanos  a Saint Denis y en el lugar  del teatro de números musicales  del Bataclán, nombre tomado  por el escritor  brasileño Jorge Amado  como  el epicentro erótico  de  su novela Gabriela, presentada  hace algunos años como serie de televisión  en Bogotá , violencia con toma  de rehenes  por  un grupo  cercano  a  Al-Qeda, en  el hotel  Radisson  de la ciudad  de Bamako  capital  de   Malí,  Africa, este  20  de Noviembre, el atentado al avión  ruso  que  viajaba  de Sharm el-Sheij en el Sinaí egipcio    a San Petersburg  en Rusia,  confrontando, retando y vengándose de  los grandes poderes   establecidos  mediante  otras violencias  anteriores, como ya lo decía  Nietzsche  en  su Estado Griego, (pp 61. trad Jorge Poveda) : “ la misma crueldad  que encontramos en  toda cultura se halla también en la esencia  de  toda  poderosa religión y en general  en la naturaleza  del poder”.

JE  SUIS  CHARLIES, decían los franceses  el  11 de enero de  este mismo año, en la  conocida Place  de la République, defendiendo sus valores  de  derecho  a la libertad  de expresión y como un  solo frente, junto con  los principales  jefes  de Estado Europeos, diciéndole  al terrorismo  del Estado Islámico ISIS – Al Qeda que no pasará, al igual  que lo hizo ahora el presidente Holland, jurando  que acabarÍa  con  el ISIS.  Sin embargo, la huella  de la historia no  se puede borrar y el recuerdo  del reparto  de los despojos del Imperio Otomano después  de la Primera Guerra Mundial  por parte de Francia e Inglaterra y las guerras de Occidente contra el mundo musulmán  del Cercano y lejano Oriente que siguieron   se  hacen  presentes en los recientes y lejanos sucesos  de París.

Recordando los enfrentamientos entre el  estado de  Israel, creado en 1948 por la  ONU (Inglaterra y USA principalmente, sin  la aprobación de palestinos y árabes) contra el pueblo Palestino, las guerras de  USA, Francia e Inglaterra contra  Irak, Libia  y Afganistán, que dejaron y dejan todavía millares  de muertos,  y la  contra-réplica violenta de los pueblos vencidos con atentados terroristas desde 1956 por parte del  Frente Democrático de Liberación de Palestina (FDLP), el Al Fatah  de  Arafat, el Hamas  palestino, el Hisbola libanés, los atentados  contra las torres gemelas  de New York por parte  de  Al Qeda, las Intifadas  palestinas contra Israel, el ISIS con sus decapitaciones contra Siria  e Irak,  los  secuestros y masacres del mismo Boco Haram en Nigeria  y  los golpes  de los Talibanes  afganos,  conforman una telaraña  de odios, de retaliaciones  y  de  venganzas que  atan los intereses de todos los pueblos participantes y  no permiten  una solución racional  en  ese enfrentamiento, por medio de un   diálogo directo, que parece imposible  ahora y  que podría evitar  más  muertes y,  que  se extienda  la locura,  a todos los confines.

La vida  debe  ser intocable puesto  que, sea la humillación  que  sea en el mundo Islámico, la vida  es sagrada y no  se  debe  tocar  como venganza o como retaliación, no  se puede ir contra el derecho natural, según lo decía  el gran filósofo aristotélico Abū l-Walīd Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rushd,  conocido  como  Averroes  que vivió  en  el Califato  de  Córdoba  en  el  siglo  XII durante un período grandioso del pueblo de los almohades  en Al Andaluz o España.  y agregaba   sobre la mujer, en una época supuestamente machista: “..La naturaleza del varón y de la mujer es la misma, y toda constitución que es de un mismo tipo debe dirigirse a una concreta actividad social, resulta evidente que en dicha sociedad modelo la mujer debe realizar las mismas labores que el varón.

Igualmente  en la misma época y  en la misma ciudad, el discípulo judío de Averroes, el gran jurisconsulto, médico, filósofo y comentarista  del tora judaico   llamado Moshé ben Maimón o Musa ibn Maymun,  Maimónides  o hijo de Maimon, nacido  en  el mismo siglo XII  en Córdoba y  quien fuera posteriormente asesor  de Saladino  decía :“Todos los grandes males que se causan unos hombres a otros, por virtud de ciertas intenciones, deseos, pareceres o principios religiosos, débense por igual a la inexistencia pues que nacen de la ignorancia, que es carencia de sabiduría. Cada cual, en proporción a su ignorancia, se infringe grandes males a sí mismo, y a los demás miembros de la especie”, ya  que judíos, cristianos, musulmanes, europeos, norteamericanos  y habitantes  del cercano y del lejano oriente  parecen desconocerse  y ser  ignorantes  de los otros. La solución  contra  el odio y la muerte  es  el diálogo mutuo para tratar  al otro con sabiduría.  Se  debe parar  el seguir infringiéndose mutuos males “renunciando a pretensiones teocráticas y de hegemonía racial,  restableciendo la concordia de otros tiempos”,   según lo  afirma  el político y economista español Ramón Tamamés,

Sin embargo, es fácil construir utopías y muy difícil moverse  en las contradicciones  de la realidad, frente a un mundo  musulmán al  que siempre  se le negó un estado nacional, y  en medio de unas guerras de retaliación cada  vez mas impersonales  con bombardeos a control remoto  mediante  drones y un mundo fanatizado dispuesto  a morir  como lo hizo el compañero de la muchacha Hasna Aitboulahcen  que  la hizo   explotar  para morir con ella en Saint Denis recientemente, y  que inicialmente  se confundió  con otra siria inmigrante que previamente había pasado ilegalmente por Colombia como refugiada.
Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.