Existen muchas películas que demuestran lo placentero que resulta cocinar y comer, sabiendo aprovechar correctamente el uso de las metáforas que despliega la cocina.

Image and video hosting by TinyPic

Por Walter Pulero / Twitter / Facebook / Youtube

Uno de los momentos tal vez más recordados es el de Ratatouille donde encontramos una de las escenas más memorables cuando el crítico culinario Anton Ego prueba el plato que lleva por nombre la película y le produce el placer de viajar a la infancia.

Julie and Julia (Julie y Julia) es una comedia biográfica en la cual se entrelazan dos historias: la vida de la chef Julia Child (Meryl Streep) durante sus primeros años de carrera y la de Julie Powell (Amy Adams), quien se propone cocinar las 524 recetas del libro de Julia Mastering the Art of French Cooking. A lo largo de la película la escritora y directora Nora Ephron muestra a Julie haciendo todas las comidas que Julia supo plasmar en su libro.

Tomates, pimiento rojo, cebollas, pepino, dientes de ajo… algunos ingredientes más y tendremos el mejor gazpacho de todos, o al menos el que Pepa (Carmen Maura) cocina en Mujeres al borde de un ataque de nervios del gran director Pedro Almodóvar.

Image and video hosting by TinyPic

Tarantino.

Y Quentin Tarantino no puede quedar afuera si hablamos de grandes directores de cine: en Pulp Fiction (Tiempos violentos) hay dos escenas muy significativas con hamburguesas. En una, los dos mafiosos asesinos (en la piel de John Travolta y Samuel L. Jackson) mantienen una charla muy lograda sobre la forma de llamar a las hamburguesas de McDonald’s en Francia (le dicen “Royaaaaal with cheese”). 2 En la segunda escena, Samuel L. Jackson comenta acerca de las Big Kahunas con unos chicos que deben dinero a su jefe.

Burton.

En el cine de Tim Burton la comida es prácticamente una constante. Sus platos deambulan entre tonos oscuros y pasteles: los langostinos poseídos de Beetlejuice, los pasteles de carne humana de Sweeny Todd o los ríos de chocolate en Charlie and the Chocolate Factory (Charlie y la fábrica de chocolate).  Pero es en Edward Scissorhands (El joven manos de tijeras) donde representa magníficamente el mundo de los años 50-60: una sociedad acorsetada donde Peg Boggs, la madre de Edward (Johnny Depp), se ve obligada por su vecina a invitar al vecindario a una barbacoa para presentar en sociedad a su nuevo huésped.

Coppola.

Francis Ford Coppola se encargó de incluir algunas pequeñas escenas en la trilogía de The Godfather (El Padrino). Por ejemplo en la primera película Michael Corleone aprende a preparar el tuco poco antes de vengar el intento de asesinato de su padre. En la segunda película, el joven Vito Corleone (interpretado por De Niro) lucha por el aceite de oliva con su compañía Genco Oil, el inicio de la Familia Corleone. Y en la última película Andy García prepara ñoquis con su prima, Mary Corleone.

Otras películas que vale la pena degustar:

Nine ½ Weeks (9 semanas y media) de Adrian Lyne; Like Water for Chocolate (como agua para chocolate) de Alfonso Arau; Fried Green Tomatoes (Tomates verdes fritos) de Jon Avnet; Chocolat (Chocolate) de Lasse Hallström.

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.