El día de los enamorados o el día de San Valentín es celebrado en casi todo el planeta cada 14 de febrero, pero en especial atención dentro de los países.

Hoy recordamos como hubo y sigue habiendo otras fechas:

En Grecia y Roma, el Día de los Enamorados era el 15 de febrero; y hoy mismo, judíos, chinos y japoneses lo festejan entre julio y agosto, respondiendo a distintas creencias.

Los chinos le llaman Qi Qiao Jie (día para mostrar las habilidades) o Qi Xi (la noche del doble siete) porque tiene lugar el 7º día del 7º mes lunar (agosto en el calendario gregoriano) y de esto proviene su nombre.

– Antiguamente, ese día, todas las habilidades que las jovencitas mostraban eran sus artes domésticas, particularmente en el tallado de melón, y realizaban plegarias para encontrar un buen esposo.

Para los japoneses el Día de los Enamorados también es Fiesta del Doble Siete, aunque lo llaman Tanabata, y en este caso recuerda el amor terrenal frustrado entre Orihime y Hikoboshi por culpa del padre de ella, pero que finalmente triunfa y se hace eterno cuando los amantes se reencuentran convertidos en dos estrellas muy próximas: Vega y Altair.

En Latinoamérica, donde se festeja con gran relevancia el día de los enamorados, éste no siempre coincide con el 14 de febrero: en Bolivia y Uruguay, es el 21 de septiembre, como antiguamente lo fue también en Argentina, donde con el tiempo se agregó el 14 de febrero; en Brasil es el 12 de junio (Día dos Namorados) y en Colombia el tercer fin de semana de septiembre.

En Chile, Costa Rica, Honduras, Panamá, Ecuador, México, Perú, Guatemala, Paraguay, República Dominicana y Venezuela es el 14, pero en la mayoría de esos países los festejos, que a veces incluyen adornos de calles, ramos de flores, serenatas y bailes, no se reducen sólo a los enamorados, incluyen también a los amigos.

Esa misma tradición llegó a Estados Unidos a principios del siglo XVII: en 1840, Esther Howland envió las primeras tarjetas de san Valentín a sus parientes y conocidos, lo que a partir de allí se hizo costumbre.

Hoy en Nueva York el Día de los Enamorados transcurre entre rojos corazones, exóticos restaurantes y considerables gastos: sólo en regalos, el promedio es de 100 dólares por persona y se envían más mensajes por celular que en Navidad o Acción de Gracias.

Además, el 14 de febrero, en la Gran Manzana, el mirador del piso 80 del Empire State se convierte en escenario romántico para que siete parejas realicen sus bodas o renueven sus votos matrimoniales. Hecho esto, pasan a formar parte del Club Nupcial del famoso rascacielos, lo que les sirve para tener entrada gratuita el día de su aniversario.

En la actualidad, los canadienses otorgan gran importancia a la fecha: hacen valentines en forma de corazón y regalan flores, peluches y bombones. Los niños también participan creando las famosas tarjetas de felicitación, que regalan a sus amigos, compañeros de clase y profesores más apreciados.

Lo curioso es que, aunque san Valentín fue instituido por la Iglesia como patrono de los enamorados hace más de mil quinientos años, en 1969 el mismísimo Concilio II lo eliminó del santoral y de todo patronazgo, bajo la sospecha de que su existencia fue un cuento para eliminar dioses y antiguas festividades paganas.

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.