Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Dr. Aimone Diego Aquiles | Dental Advance

Está buenísimo recordar cómo elegir el Cepillo Dental que mejor se adapta a nosotros. En este post un experto nos comparte tips y recomendaciones para no equivocarnos.

El cepillo es una herramienta muy importante para tus dientes.

El cepillo para limpiar una boca sana tiene que ser blando y pequeño, y tener el mango largo para poder llegar a todos los rincones de la boca. Además, debe ser como un zapato, te tiene que sentar cómodo sino, NO SIRVE.

Debido a la gran variedad de formas, tamaños y modelos existentes en el mercado, a veces resulta difícil tomar una decisión correcta. Es por ello que te presentamos los detalles que debes tener en cuenta a la hora de elegir:

Lo primero que debes mirar es que el cepillo, tenga cerdas sintéticas, ya casi no existen cerdas naturales, pero de encontrarlas no la compres. Las Cerdas sintéticas atrapan menos bacterias, se secan más rápido por lo cual tienen menos humedad y hacen que las bacterias no crezcan entre ellas. Las cerdas deben ser de puntas redondeadas así no lastiman las encías ni la superficie dental. Deben estar parejas no onduladas y una más larga que las otras. Las cerdas deben ser de dureza mediana a suave (eso lo dice en el estuche en la parte superior el cepillo). Hay algunas cerdas que son transparentes con una zona de  cerdas de color celeste en el medio, estas nos indican cuando están transparentes que hay que cambiar el cepillo (indicator).

El cepillo posee un cabezal que debe tener una punta redondeada y más fina que la parte que se une con el mango, así permite llegar a zonas más difíciles sin molestar. Algunos cabezales en el dorso poseen limpiadores linguales, que se los recomiendo. El tamaño del cabezal viene con una numeración, cuanto más grandes tus dientes y tu boca más grande el cabezal, aproximadamente dos dedos tuyos de largo y uno de ancho. Esto nos indicará que el cepillo abarca dos o más dientes en su largo y toda la cara de los dientes en su ancho,

El mango. La mayoría son antideslizantes, sino lo son no los elijan: hay algunos que poseen un rombo en su confección lo cual nos coloca el cepillo de dientes en la posición ideal del cepillado con solo agarrarlo, una ventaja muy considerable.

Hay personas que prefieren utilizar un cepillo dental eléctrico. El cepillo eléctrico puede limpiar mejor los dientes, especialmente en el caso de personas que tienen dificultades para realizar un buen cepillado o que padecen alguna limitación en su destreza manual.

¿Con qué frecuencia debo reemplazar mi cepillo dental?

Debe realizarse cuando sus cerdas se desgasten o bien cada tres meses. Es importante cambiar el cepillo dental después de un resfriado puesto que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección. Lo ideal para saber cuándo cambiarlo es mirar las cerdas, al ver que estas salen por fuera del cepillo o no se ve más la separación de una con otras es momento de cambiar tu cepillo. También otra alternativa es observar en los cepillos con indicadores cuando la cerda celeste llega a quedar transparente en 1/3 de su longitud.


Si deseas conocer mucho más sobre higiene dental no dejes de visitar a los expertos en Dental Advance ingresando en el siguiente link: AQUI

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.