Relaciones, comportamiento, sociedad

Image and video hosting by TinyPic

Por Agustina Conde | Argentina

Hace ya siglos atrás que se viene planteando el tema. El mismo Descartes  escribe: “¿es la pasión de los celos una pasión honesta y útil o un testimonio de la falta de amor y del desprecio de sí mismo y del ser amado?”

Todos en algún momento sentimos celos, pasamos por esta experiencia, por lo tanto pensamos  que son ”normales”. Freud los planteaba como universales, tanto en hombres como en mujeres están presentes y son inevitables. Por lo tanto, cuando faltan en la personalidad, dan cuenta que han sufrido una fuerte represión y  van a tener como consecuencia un mayor peso en el inconsciente de la persona.

Los podríamos definir como “el miedo ante la posibilidad de perder a…” o  “como un estado afectivo”, pero este sentimiento, es muchas veces  hasta irracional, es decir no son proporcionales a la situación real. Y actualmente varias rupturas de pareja son causadas por los celos patológicos de uno de ellos. Ya que uno quiere tener el control de la otra persona: saber qué piensa, donde está, qué mira, qué hace.

Se hace una clasificación desde el psicoanálisis de los celos

Los celos “normales” en relación con el sentimiento doloroso al pensar que el objeto que uno ama puede ser sustraído o disfrutado por un tercero; los “proyectados” que se relacionan con una infidelidad cometida por la persona en cuestión o el deseo de realizarla y que han sido reprimidos, y son proyectados en su partenaire. Es decir le echa la culpa de lo que él hizo o quiso hacer, permitiendo esto de cierta forma desculpabilizarse. Y la última clasificación son los “celos delirantes”, donde hay pérdida del juicio y una certeza absoluta de infidelidad, sin poder racionalizarla coherentemente.

Por lo tanto podemos decir que los celos están en estrecha relación con la personalidad, el carácter y la autoestima de cada uno, y seguir afirmando la frase que “todos los extremos son malos”.
Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.