Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Estar en el entorno digital se ha convertido en una obligación.

Las redes sociales se consolidan como un importante vehículo de contratación por parte de las empresas, lo que obliga a saber usar el entorno 2.0 para encontrar empleo en el mercado competitivo de hoy.

Por lo pronto, hay que ser consciente de la potencialidad adquirida por las redes sociales. Según el I Informe sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, elaborado por InfoEmpleo con la colaboración de Adecco, cerca del 25% de las personas que encontraron trabajo lo hicieron a través de las redes sociales y casi un 40% de los parados enviaron su currículum a las empresas vía Facebook, Linkedin o Twitter.

 cerca del 25% de las personas que encontraron trabajo en 2011 lo hicieron a través de las redes sociales 

Este informe deja datos interesantes de las empresas.

El 71% de éstas considera que un candidato activo en redes sociales tiene más posibilidades de encontrar trabajo. De las redes sociales citadas, Linkedin, Facebook y Twitter, en este orden, son las más valoradas y revisadas para seleccionar a los nuevos trabajadores.

Pero, ¿sabe todo el mundo gestionar sus cuentas y perfiles en Internet para tener opciones serias de ser contratado por una empresa? Evidentemente, no. Uno de cada tres candidatos es rechazado en el proceso de selección por aspectos puntuales de sus redes sociales. Las empresas comprueban hasta el más mínimo detalle de sus posibles trabajadores y una determinada foto en Facebook o un tweet con insultos puede ser clave para ser seleccionados en un trabajo o quedar sin el empleo.

Uno de cada tres candidatos es rechazado en el proceso de selección por aspectos puntuales de sus redes sociales.

Ante esto, ¿qué se debe hacer en las redes sociales para tener más opciones de ser valorado por una empresa? En primer lugar, se debe cuidar la “huella digital”, el impacto provocado en las redes. Evitar fotos y comentarios comprometedores o activar todos los mecanismos de privacidad suele ser fundamental. También es determinante, en redes especializadas en empleo como Linkedin, Xing o Viadeo, no mostrarse “desesperado” por encontrar trabajo y esforzarse en mostrar las cualidades que uno tiene.

En la práctica, Facebook debe usarse para difundir el currículum vitae. Twitter es el enlace o gancho hacia nuestro perfil, web o blog, así como una herramienta de búsqueda a través de hashtags (#empleo, #trabajo, #autónomo, #freelance), de seguimiento a portales de empleo o de resumen de nuestro currículum vitae.

Por su parte, Linkedin y Xing son las redes en las que se debe estar, sin excusa, si se desea encontrar trabajo. Garantizan la privacidad, permiten la interactuación y gozan de prestigio en las empresas. Posicionar, sin prisa y con presencia diaria, nuestro nombre, experiencia y cualidades en ellas es clave, para ganarse cierta reputación en las conversaciones en grupos sobre temas específicos. Todo ello, complementado con la actividad en redes sectoriales (para los autónomos, por ejemplo, existe el portal http://www.perfiles-autonomos.com).

.

El entorno digital es una nueva y fundamental vía de contacto y posicionamiento para encontrar empleo. Trabajarse el “nombre digital” no es una opción, es una necesidad que favorecerá y permitirá, a corto o a largo plazo, lograr trabajo.

Feed de artículos: Recursos humanos y Bienestar by Ridyn on Mixcloud

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.