El buen funcionamiento del corazón está estrechamente ligado a patrones saludables de sueño. No se trata de dormir más, sino lo suficiente y con calidad. De esa forma se reduce el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, arritmias e hipertensión, entre otras condiciones. ¿Ya tienes la almohada lista?

El día comienza mucho mejor después de siete a ocho horas de sueño reparador. Eso lo sabes de sobra: te sientes más ágil, con más energía y con la mente más clara. Y es que el sueño es tan importante para la salud y el bienestar como la buena nutrición y el ejercicio. Específicamente, dormir lo suficiente y bien (que no quiere decir dormir más horas o quedarte indefinidamente en la cama), es fundamental para la salud del corazón. Previamente, te habíamos explicado que este órgano tan importante se perjudica cuando sufrimos de insomnio, desvelos, o cuando por una razón u otra no descansamos lo suficiente.

Estudio tras estudio lo confirma: una buena salud cardíaca, entre otros factores, depende de que la persona duerma lo suficiente cada noche. Con esa afirmación concuerda el Dr. Alan Gertier, cardiólogo y profesor asociado de medicina de la Universidad de Birmingham (Alabama, Estados Unidos). Según Gertier, la deficiencia del sueño (lo ideal es entre 6 y 8 horas cada noche), hay un aumento en la presión arterial y en las hormonas del estrés, como el cortisol. Además, hay una tolerancia más baja a la glucosa (azúcar) en la sangre y se tiende a aumentar de peso. Todos esos factores contribuyen a aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad en las arterias coronarias, las arterias que nutren al corazón.

Los sueños como entenderlos www.buscodeoto.net @dtodoguiaImage and video hosting by TinyPic

Déjanos tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín.

Recibirás más artículos como este.